Los animales silvestres ¿Realmente son la mascota ideal?

Hemos oído casos de personas que tienen animales silvestres como leones, monos, tigres, entre otros. Sin embargo, dentro de la lista de animales silvestres no solo están estos exóticos animales. También entran tortugas, guacamayas, loros, cacatúas, periquitos y serpientes.

¿Cual es la diferencia de un animal doméstico a un animal silvestre?

Los animales domésticos están física y genéticamente adaptados a vivir en el hábitat de los humanos. Los animales silvestres necesitan de un hábitat de autosuficiencia, con condiciones climatológicas especiales de acuerdo a cada especie debido a su anatomía y necesidades básicas para sobrevivir.

¿Qué implicaciones hay al tener un animal silvestre como animal de compañía?

Los gastos de manutención de animales silvestres son mucho más elevados que los de los animales domésticos. Se requieren más accesorios para crear su ecosistema artificial, comida especializada, veterinario que atienda animales silvestres, entre otros.

El compromiso es mayor, ya que un animal silvestre vive más tiempo que un animal doméstico. Los animales domésticos llegan a vivir de 14 a 18 años en promedio. Hay animales silvestres, como es el caso de las tortugas que viven más de este tiempo.

Cuando son cachorros es más fácil tenerlos en casa, pero cuando crecen, tanto la familia como la comunidad corre riesgo, pues su instinto natural puede traicionar el cariño que siente por su amo.

Se debe adaptar el espacio donde habitará el animal, lo más similar posible a su hábitat natural. Sin embargo, no es garantía que tenga una adaptación al 100% de éste.

Muchos de los dueños requieren capacitación extra para saber como cuidarlos, a qué veterinario deben acudir y el cómo evitar la transmisión de enfermedades zoonoticas (enfermedades que los animales pueden transmitir a los seres humanos).

monkey-1416037_1280.jpg

Dato interesante, hay que prevenir

La mayoría negocios que llegan a vender o rentar animales silvestres son comercios ilegales. Este es el tercer negocio más lucrativo en cuestiones de tráfico ilegal. Más de 700 especies están en peligro de extinción a causa de los traficantes de animales.

Si tengo un animal silvestre y ya no puedo tenerlo

No lo dones al zoológico. Los zoológicos no se dedican solamente a exhibir animales al público. Hay una planeación de control, investigación y bienestar de los animales.

NO LO ABANDONES. Se han reportado ataques de animales silvestres sin dueño que terminaron en la calle.

Acude a una asociación protectora como Fundación TOMY que se encarga de rescatar y enviar animales silvestres a santuarios donde tengan una segunda oportunidad de adaptarse a su hábitat natural.

En el Distrito Federal puedes acudir a la Brigada de Vigilancia Animal. Ellos se encargarán de regresar a estos animales a su hábitat natural.

Anuncios